miércoles, noviembre 03, 2010

La niña que pare, el paro que sube y el coche que se me para

Menos mal que el pánzer ya está arreglado. Fácil, cirugía invasiva, arranque codificado desactivado y problema fuera. Esta electrónica va a terminar con la sociedad, tarde pero llegará el momento. Así que es normal que esté cabreado, no tengo otro remedio pues cuando el auto me dejó tirado esta tarde camino del trabajo, sí, soy un privilegiado español que trabaja. Aunque hay veces y desgraciadamente cada vez más veces que me cuestiono eso de ser un privilegiado por continuar trabajando en medio de esta oscura larga, maléfica y profunda crisis.

Así que de tanto en tanto y cada vez con más frecuencia conoces casos de gente que no trabaja porque gana más, poco más continuando en el paro...uno de primeras piensa que hay que ver cada caso, pero cuando conoce algún caso con más detalle y ve que la historia es tan sencilla como que se piensa que esto del trabajo hoy en día es tema de me gusta o no...me queda pequeño, no me agrada, no va conmigo. Vamos lo mismo que probarse un pantalón en una tienda.

Es cierto que soy un esclavo del trabajo y tengo auténtico pánico a la inactividad. No se puede generalizar pero cada vez estoy más convencido de la existencia de un ingente e indecente número de personas que no curran por el simple hecho de no darles o entrarles las ganas. También es desagradable y meridianamente visible los centenares de miles de personas suspirando y deseando volver a trabajar. Como siempre país este de extremos, país de grandes trabajadores y grandes sinvergüenzas. De sentido común y de animales con carnet de identidad. Extremos como he dicho.

Estado social, estado protector. ¿Cuántos miles?...cientos de miles de muertos en España ha costado conseguirlo y cuanto vago imbécil subvencionado se aprovecha de una sangre y lucha vertidos para que algunos-muchos se instalen en su podrida vida cómodamente bajo el paraguas del estado social y democrático de derecho. ¿Cómo nos quitamos esa costra de sinvergüenzas sin principios sin hacer más daños aún? NO lo se.

Si se que una chavala gitana de diez años ha venido a nuestro país a parir...y no piensa marcharse. Pobrecilla. Pobrecilla por haber crecido en ese ambiente absurdo, denigrante, retrógrado e incivilizado. Claro que lo realmente inquietante es la defensa a ultranza de sus costumbres que hace la madre de la niña-madre. ¿También tenemos que respetar sus costumbres de follarse niñas? Pues con diez años, por desarrollada que esté es una niña. Y eso no es una costumbre de su cultura a respetar. Expulsión fulminante de la familia, del entorno, de quien respete esas costumbres y por supuesto alargar la mano protectora del Estado para hacer de esa niña una ciudadana normal...si es que aún es posible.

Cultura, educación, principios...No voy a preguntar qué falla en el país de procedencia de esa niña porque también falla aquí. El ansia de derechos y libertades mal entendidas ha minado bases fundamentales como el respeto mútuo, el respeto a la sociedad, la responsabilidad de los actos propios y qué se yo más...La dictadura de la minoría en pro del bien común. Y por favor fuera demagogias en este aspecto.

¿Pánico de los tiempos que vivimos y más de los que nos acechan? Mucho, solo espero que si esto tiene que reventar, mejor que sea ya...aún hay edad para luchar.

* pensamientos de un mal día.

1 comentario:

cibersan dijo...

Buen trabajo el desarrollado con este blog... segui posteando.

Ahi te dejo para que lo cheques:

www.medicinanatural8.blogspot.com

fer