miércoles, octubre 04, 2006

 Carreras cannonball para ricos.

Soy un amante del automóvil, quizás porque me “crié” en un taller de automóviles, quizás porque desde pequeño me llamaron la atención y quizás también porque me relajan los atascos. ¿Raro verdad?

Hoy ha salido en la tv, en los telediarios, una nueva carrera para ricos. Gente forrada de pasta hasta las últimas consecuencias, poseedoras de automóviles deportivos de superlujo y que se gastan un dineral en la inscripción en este tipo de pruebas donde van a lo que de el auto por carreteras sembradas de currantes.

Todo el mundo nos hemos picado con el coche alguna vez. A todos nos ha gustado pisar el acelerador, siempre hemos pensado que el siguiente automóvil que tengamos sea más potente que el actual y desde luego todos hemos aspirado a tener un Ferrari f-50, un Porsche 911 turbo, un Aston Martin Vantage o cualquier Lambo...en fin, la lista de autos de ensueño sería sino interminable, si bastante amplia.

He conducido algunas bellas máquinas de parecido tipo, quizás no tan potentes pero si lo suficientes como para hacerse una idea. Sino recuerdo mal, he conducido un Mazda RX8, un Porsche 928, un Renault Alpine, un Mercedes S500 y alguno más. Ojo ninguno es mío. Yo tengo un pedazo de Seat 600 como capricho y mi querido amigo Ford Orión como automóvil diario. Así que puedo hablar con cierta propiedad sobre el tema. También puedo hacerlo porque aprendí a conducir con 5 ó 6 años y sobretodo porque siento el automóvil....aunque eso es otra historia.
Supongo que la frase de que el dinero pudre es casi cierta, creo que hay otro dicho por ahí que más o menos dice que la gente con muchísimo dinero tiene poquísimos principios etc. El caso es que toda esta “recua” de engendros forrados de pasta tienen a bien el marcarse sus carreritas por nuestras europeas carreteras adelantando por donde les sale de ahí mismo a quién se ponga por delante. Que los pilla la policía, en este caso la española. Pues nada a soltar la multa correspondiente que para ellos es soltar propina y a seguir con su carnet inmaculado de puntos. Creo que su conducta es delictiva, pienso que se podría definir como atentado a la salud pública. Atentado contra la integridad de las pobres personas que van por esa carretera de camino al trabajo, de vuelta de él, a por la novia, a recoger a la abuela o simplemente por darse un paseo. Pero gente a fin de cuentas que la gran mayoría van a su velocidad o como mucho cinco o diez kilómetros por encima. Pues quién no va por la autovía en vez de a ciento veinte a ciento treinta o cuarenta. Pero estos inútiles te pueden pasar a doscientos cincuenta por hora porque les da la gana, se lo pueden permitir, se descojonan de la autoridad y encima, cada cierto tiempo repiten.

Que asco, cuanta limpia de mierdas habría que hacer.

Lo que más gracia me hace obviando lógicamente todo lo que supone el gigantesco peligro que suponen para el resto de los conductores....es que encima de todo no tienen ni puta idea de conducir, y sobretodo son tan infelices, simples, inútiles y absurdos como para no percibir que para disfrutar de conducir no es necesario ir a trescientos por hora. Para mí y para muchos como yo que disfrutamos del placer de conducir, no hay cosa mejor que una buena carretera de curvas, una velocidad de cincuenta o sesenta, la ventanilla bajada, nada de música, el codo por fuera de la ventanilla y en mi caso..ir fumando un cigarro. ¡Que placer! Con lo aburrido y simple que es ir por una autovía o autopista a todo lo que de el coche. Será infinitamente mejor ir tranquilamente por una carretera secundaria y ver una venta o pasar por un pueblo y tomarse algo bueno en el bar. Una cervecita con tu tapa correspondiente no como estos desgraciados que no saben ni donde tienen la mano derecha que seguramente su tapa correspondiente será la rayita preceptiva cortada con su tarjeta de crédito preferencial.

Pero pasa lo de siempre, que los demás nos cabreamos con estas cosas, que lo comentados y pensamos lo jodidos que estamos nosotros y que además el gobierno de turno que toque, no hará nada porque lo que es seguro es que esta gente encima tiene influencias por un tubo.
Me relamería los belfos si pudiera pillar a un tipejo de estos, y condenarlo a algún tipo de trabajo social como limpiar ambulancias, desmontar coches de desguace para separar las piezas etc...Que te hemos pillado a trescientos por hora. Nada no te preocupas la sociedad tiene perdón para ti. Para recompensarnos por tu actitud vas a limpiar trescientas ambulancias. O vas a quitar a manos trescientas ruedas de autos desguazados.

¿Sería un buen presidente verdad?


1 comentario:

La Diosa dijo...

Fargorn for president! Ya sabes lo de que Dios da pan a quien no tiene dientes... Yo les daría papilla. A que sería una buena Diosa?