martes, octubre 17, 2006

Encadenados a gmail.

Creo que llevo unos siete años dando tumbos por Internet. En todo este tiempo he tenido bastantes direcciones de correo, aunque lo cierto es que salvo la primera dirección de correo que me cree, de hecho me la crearon y si mal no recuerdo el hospedaje era mailcity. Luego me creé la de teleline y por supuesto Hotmail. Que hijos de puta estos de Microsoft, si pongo gmail no me salta mayúscula con google tampoco pero si escribo Hotmail o Microsoft me lo pone en mayúscula la primera letra...jajajaj. Por cierto llevo ya un tiempo con la beta del office 2007 y no me va nada mal, todavía pueden aprovecharse que hasta febrero es gratis y totalmente operativa.

Bueno que me despisto. Ahora mismo tengo seis direcciones de correo en funcionamiento. Está claro que no les doy a todas el mismo uso, y también sobra decir que tengo una favorita, gmail. Yo siempre he sido un enemigo de usar el correo web si estabas en casa, nada como un buen cliente de correo como eudora, Outlook o el que fuese. Pero el caso es que me he aficionado a gmail. Primero por esa vena antimicrosoft que todos llevamos dentro. Segundo porque la precursora de las guerras de las capacidades de almacenaje de los correos, y tercero porque nunca me ha fallado.

Nunca hasta hoy, martes día 17 del año de nuestro señor de 2006, más o menos desde las diez de la noche, ahora son las once menos cuarto, llevo intentando acceder a mi correo gmail. Y no hay narices. Lo peor de todo es que no estoy acostumbrado con gmail a eso. Terra, Teleline, wanadoo, Hotmail, yahoo, iespana.... en todos ellos he tenido hospedado el correo y todos me han fallado más temprano que tarde. Pero con gmail llevo cerca de año y medio quizás y hasta ahora jamás me había dejado tirado en el arroyo.

Esto a veces da un poco de susto. No porque te deje momentáneamente de funcionar el correo, pero si lo que preconizan es cierto, parte del futuro está en las aplicaciones online. Algo así como tener tu suite ofimática, tu software más utilizable y por supuesto tu almacenaje siempre dispuesto a tu acceso. Pero coño, un día esto no funciona y te quedas a dos velas. Falla la conexión, falla lo que sea. Y resulta que si es poco tiempo pues te aguantas, pero sino, y sea por las causas que sean, no tienes nada. Está claro que lo indispensable es la conexión. Así que si no falla eso y algunos protocolos...jajajajajaja, claro está, lo demás prefiero tenerlo en mi casita o como mínimo en mi dispositivo. Eso no quita que a partir de ahora coloque a gmail en mi lista negra internera, nada más lejos, sigo considerándolo el mejor hospedaje de e-mail que podemos conseguir, aún así, hasta los mejores pierden alguna vez.

De tal forma que me voy a permitir y espero que me acepten un consejo.

No se cierren a una sola opción, variante, forma de trabajo, herramienta etc. Busquen siempre tener preparado una segunda opción para tener la posibilidad de responder, seguir viviendo o lo que les de la gana.



 

2 comentarios:

Mr. Delarge dijo...

Sabios consejos, como siempre.

La Diosa dijo...

¡No es posible! Ahora hasta las Diosas debemos registrarnos... Más vale que actualices. Rapidito o descargaré mi furia sobre tu cabeza.