domingo, noviembre 30, 2008




Un domingo nevado haciendo de fraguel viajero.

¡Que titulo más largo! Pero es así, hoy he modificado un poco, al menos en la mañana mis hábitos de hacer de seta o estar en plan seta el domingo. Por supuesto que no he olvidado mis obligaciones de comprar el pan y el periódico, que por cierto, aún lo he leído. Una vez realizados mis mandados domingueros y visto que tenemos mal tiempo, frío y nieve, he cogido el panzer y me he dado una vuelta por los alrededores de mi querida ciudad de Granada. Mi primera intención ha sido dirigir al panzer hacia Sierra Nevada, pero como resulta que iba en el coche con la radio puesta, con radio 5 todo noticias, al dar la información sobre el tráfico y además al pasar por debajo de un panel informativo diciendo que a partir del kilómetro 10 había que usar cadenas, no veía con buena perspectiva el dirigirme hacía las alturas de España. De todas formas he continuado, pero cuando he visto la cola de autos esperando a que la benemérita -bereberita como dice Chiquito- diera el visto bueno a seguir si equipaban cadenas, he girado el panzer y me he dirigido hacia el Suspiro del Moro, la antigua carretera de la costa, llamada la carretera de la cabra.

1 comentario:

Mr. Delarge dijo...

Debo reconocer que me ha encantado su post de hoy. Ha sido una idea extraordinaria la de coger el coche una mañana como hoy y recorrer la Carretera de La Cabra. Las imágenes son preciosas, y los videos y comentarios que les acompañan exquisitos.

Deduzco que semejante aventura se ha podido producir porque la pasada ha sido una noche de sábado con déficit de catacrockers. Ya me contará Vd. cómo le fue en la esperada y temida (a partes iguales) cena.

Reciba un afectuoso saludo.