lunes, noviembre 02, 2009

Truco o trato. Halloween


Si, tanta jodida crítica, tanto a los americanos como a esa cantidad de niñatos españolitos con ferralla colgada por todo el cuerpo que se pasan el año entero soltando proclamas antiamericanas y luego llega Halloween y todos a disfrazarse. 

Bueno pues nosotros también, todos no...como ya podrán suponer hubo alguien que no se disfrazó, aunque eso consistiera en colocarse una careta. Supongo que los y las habituales del blog sabrán ya de quién estoy hablando. Exactamente el Maestro de las Buenas Maneras se mantuvo impertérrito sin colocarse la máscara de Halloween mientras cosumía su catacroquer apreciando el espectáculo lamentable que ofrecíamos el amigo Giuseppe, el sr Delarge, el doctor Kresta -hermano del Maestro- y un servidor. 

Un día es un día y por una sola vez tampoco pasa nada. Ahora estoy pensando que teníamos que haberle hecho caso al amigo Giusseppe y haber ido con ese material hasta la Mae a ver que conseguíamos por ahí; al menos llamar la atención de las señoritas que es lo que pretendíamos. Pero joder, por mi parte estaba cansado y no tenía gana de mucha jarana. En fin, ya recuperaremos. 

Y eso que el día de Halloween comenzó como un sábado normal. Quedamos en la plaza de Gran Capitan y nos fuimos hasta el bar La Romana -cerca de plaza de los Lobos- para degustar unas cantidad aceptable de cañas con sus respectivas tapas. Si mal no recuerdo consumimos, trikinis, carne en salsa, hamburguesa, bacon,huevo y mayonesa y la última no la recuerdo bien. Una vez con el estómago repleto y por indicación del amigo Giuseppe nos dirigimos al Amsterdam. Buen local, mucha madera, buena música, nada de niñatos y como era Halloween pues para disfrute nuestro las señoritas camareras iban disfrazadas de Alex de la Naranja mecánica -jejeje sin comentarios del sr. Delarge- y otra iba de Doncella-muerta....ummm...aaaggghhh. NO comento.

Así que nos marcamos en el lugar un par de catacroquers, por cierto que allí fue donde nos encontramos con el doctor Kresta que se nos unió al grupo. Tengo que recordar el episodio absurdo de la noche, cuando dos "puretas" disfrazados se acercaron con un cubo-calabaza lleno de caramelos y nos ofrecieron. Por supuesto el sr Delarge de la forma mas correcta y seca posible les dijo que no y que ni truco ni trato. Qué decir más, las cosas claras y el chocolate espeso....jejeje. Y de allí partimos al Lobos, pero como este estaba empetado terminamos en el Blanco-Madeira Murphys birras donde nos marcamos otro catacroquers y sucedió la experiencia de disfrazarse en Halloween.


Para terminar el post...un poco de música. Esto siempre alegra. El Tequila de Terrorvision.

2 comentarios:

Mr. Delarge dijo...

Jejeje, me ha gustado mucho su crónica, fiel a los hechos acaecidos.

Santino dijo...

Llevo un rato partiédome el pecho con las fotos del evento. Señores, brindo a la salud de ustedes...

PD. Y brindo más por la elegancia y el saber estar en toda situación del Sr. Maestro